Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Si eres de los que te gusta el bricolaje o en todo caso resolver aquellos trabajos impostergables en el hogar o eres carpintero, herrero, mecánico o chapero, con toda seguridad aprecias el valor de un buen martillo. ¡Esta es una herramienta milenaria cuyas bondades se han mantenido inalterables en el tiempo! Comenzó como una simple piedra a la que posteriormente se le agregó un mango de madera.

Hoy el diseño básico se mantiene, siendo una herramienta sumamente útil que ha aprovechado el desarrollo tecnológico para mejorar su solidez y prestaciones. Aunque el mango de madera aún persiste en la mayoría de los modelos, también los hay con mangos de fibras de carbono y de metal.

Mientras que la cabeza de percusión o de golpe, normalmente es de metal, salvo aquellos martillos especializados con cabezas que pueden ser de goma, madera o incluso de piedra. En todo caso, el martillo es un instrumento que no puede faltar en tu caja de herramientas, eligiendo el tipo más adecuado para cada función. Así que a continuación te ofrezco un inventario de los distintos tipos de martillos, sus características y usos.

Funciones del martillo

Desde sus orígenes esta herramienta ha sido empleada para percutir sobre otro objeto provocando algún tipo de desplazamiento o cambio, habiendo evolucionado adaptándose a diversos fines. Un martillo se emplea desde para introducir un clavo o un remache, pasando por romper objetos, hasta moldear una superficie.

Tipos de martillos según su uso

La estructura básica de un martillo consiste en una parte superior de metal, madera o polímero, destinada a percutir o golpear y un mango de madera o metal, cuya función es facilitar una cómoda manipulación de la herramienta, al tiempo que permite ampliar o reducir la fuerza del impacto partiendo del principio de la palanca.

A partir de esta forma básica, se han desarrollado variantes para funciones más específicas. De tal manera que han surgido distintos tipos de martillos de acuerdo al uso, algunos de los cuales detallamos a continuación.

Martillo de carpintero tradicional

Este es el clásico martillo empleado en carpintería, el cual consiste en una cabeza con un extremo cuadrado y otro en forma de cuña. El extremo cuadrado maximiza el área de impacto, lo cual lo hace ideal para clavar. Por otra parte, el extremo en cuña permite trabajos más delicados, llegar a áreas más estrechas e incluso usarlo como palanca.

En general se trata de un martillo de pequeño a mediano, no muy pesado, ya que se emplea en trabajos delicados o que requieren precisión, sin necesitarse fuerza excesiva.

Martillo de uña

Este es quizás el martillo más conocido, ya que es universalmente utilizado en diversos ámbitos como la carpintería o el encofrado, y también en el hogar. Es usado principalmente para clavar y para ello el área de golpe dispone de un extremo cilíndrico o cuadrado de cara plana empleado para golpear el clavo.

Luego, el otro extremo posee un par de uñas que permiten sujetar la cabeza del clavo y hacer palanca para extraerlo, o extraer grapas e incluso tornillos.

Martillo o maza de nailon o goma

Se trata de un martillo de precisión para trabajos que requieren no dejar una huella de impacto, sobre todo trabajando materiales que no resisten mucha fuerza de impacto y que requieren ser moldeados o encajados con cierto cuidado. Para tal fin, este martillo dispone de una cabeza de golpe fabricada en goma, generalmente nailon.

Esta cabeza es cilíndrica y de amplia área, con ambos extremos totalmente planos. Se utiliza en desmontaje de tabiques en albañilería, en trabajos delicados de carpintería y en de latonería o chapeado automotriz.

Martillo de bola

Es un martillo utilizado principalmente en herrería, fontanería, carpintería y mecánica. Posee una cabeza robusta, con un extremo cilíndrico o cuadrado de cara plana y otro con una semiesfera. La cara plana funciona como en otros martillos, sin embargo, la particularidad de esta herramienta está en la cara semiesférica, la cual permite moldear metales duros y forzar el ajuste de remaches metálicos, entre otras cosas.

Martillo de chapista

Esta herramienta es empleada especialmente por los chapistas o personas que trabajan la chapa en la latonería automotriz. Para tal fin, este martillo posee una cabeza de golpe de eje delgado y extremos amplios planos. Aunque puede haber variantes, donde uno de los extremos tenga la punta fresada o tenga forma de cuña, de tal manera que permite abordar ciertas fases específicas del trabajo del especialista.

Martillo de hacha o martillo hacha

El martillo de hacha dispone de un extremo plano de sección redonda o cuadrada, destinada a golpear, sobre todo para uso en el trabajo de chapa, aunque también para múltiples otros. Mientras que el otro extremo es un hacha o filo cortante, para realizar cortes precisos durante la tarea que estés realizando.

Martillo de tachuela o de tapicería

Es similar al martillo de uña, pero con una cabeza de lados más delgados y prolongados. Especialmente diseñado para clavar las tachuelas usadas en la tapicería de muebles. Posee incluso un área magnetizada para manipular y ubicar las tachuelas.

Martillo de geólogo

Esta es una herramienta muy especializada empleada por los geólogos para extraer muestras de rocas y minerales. Llamado de diversas formas, tales como pico para roca, martillo para roca o piqueta es el martillo usado para fragmentar las rocas.

En el campo de la geología, esta es la herramienta de mano imprescindible del profesional del ramo, el cual tradicionalmente también lo usa para mostrar la escala al tomar las fotografías de las formaciones geológicas. La cabeza de golpe tiene dos extremos, uno plano destinado a golpes fuertes de percusión, y otra en forma de cuña o pico ligeramente curvo, destinada a horadar y penetrar en la roca para partirla.

Mandarria

Es un tipo de martillo muy pesado con una gran cabeza de sección cuadrada y ambos extremos planos con una gran área de percusión. Se usa para trabajos que requieren gran fuerza de impacto y las hay de diversos tamaños y pesos. Desde pequeñas mandarrias para impactar sobre cinceles hasta grandes mandarrias que requieren el uso de ambas manos en la percusión.

Se usan en construcción, demolición, para ajustar pernos en la construcción de buques y otras labores similares.

Tipos de martillo según su elaboración

En este sentido básicamente los martillos varían en función de dos aspectos: el material de la cabeza de golpe y el material del mango, existiendo distintas combinaciones. De tal forma que conseguirás martillos con cabezas de golpe de metal, de madera, de goma o de piedra, con diversos usos.

En el caso de los de cabezas de metal, al igual que los menos comunes de piedra, sin duda son los empleados para trabajos de fuerza, en tanto la madera y la goma son útiles en trabajos más delicados.

Respecto al mango, aquellos martillos que lo poseen de madera son quizás los más comunes y más económicos, aunque pueden presentar el inconveniente de presentar desajustes de la cabeza respecto al mango en la medida en que la herramienta se deteriora con el uso. En este sentido en muchos casos se fabrican martillos con mango de fibra de carbono, más sólida y duradera.

Mientras que los martillos que son forjados en una sola pieza de metal, cabeza y mango, son los más sólidos, duraderos y confiables.

Otras variantes de martillos

El desarrollo tecnológico hoy en día pone a disposición otras herramientas que cumplen la función del martillo y como tal llevan dicho nombre, solo que con una mayor eficiencia y con el uso de energías auxiliares. Tal es el caso de los martillos eléctricos de uso industrial o doméstico, o los grandes martillos neumáticos de uso industrial.