Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Los radiadores son un electrodoméstico esencial para combatir el frío en invierno y, aunque suelen ser aparatos de uso sencillo, esto no significa que no lleguen nunca a causar problemas. Muchas veces nos encontramos con que un radiador o una caldera no funcionan a la vuelta de unas vacaciones por falta de uso, mientras que otras, por contra, un uso prolongado o una escasez de mantenimiento puede ocasionar fallos en los sistemas.

Es muy común que algunos de estos inconvenientes sean fallas sencillas de solventar y que, por tanto, puedas encargarte de la reparación tú mismo por cuenta propia, sin embargo, también es importante tener en cuenta que en otras ocasiones el problema puede ser algo más grave y si no te ves capacitado para efectuar una reparación compleja vale la pena que contactes con el servicio de atención al cliente y que hagas uso de la garantía del producto.

A continuación, hemos recopilado muchas de las averías más comunes de los radiadores eléctricos para que en el caso de necesitar asistencia puedas acudir a este artículo para consultar las posibles soluciones a estos problemas frecuentes con los radiadores.

1 No calienta el radiador

Parece algo obvio, pero a la hora de instalar y encender un sistema de calefacción interior es muy importante que la casa esté bien aislada para que los radiadores cumplan su función.

¿Por qué mi radiador no calienta?

Más allá de eso, es posible que un radiador falle por un bloqueo en el paso de agua, ya que para el funcionamiento del radiador se necesita el uso de agua caliente.

Posible solución a para los radiadores que no calientan

Lo normal es que este problema se deba a un exceso de agua acumulada en el interior del radiador. La solución, pues, será purgar el radiador para que este pueda expulsar el aire acumulado al exterior y el agua pueda volver a circular correctamente por el interior, calentando el radiador.

Este proceso lo puede realizar cualquiera, solo es necesario apagar el sistema de calefacción y cerrar la llave de paso del radiador para poder abrir la válvula de purgado y dejar que se escape el agua. Después de realizar este proceso es esencial comprobar la presión de la caldera a través del manómetro y revisar que la temperatura se sitúe entre 1 y 1,5 bares.

Si se da el caso de que el radiador no calienta en absoluto, entonces puede deberse a las llaves termostáticas. Estas son las ruedas que regulan la temperatura. y que se encuentran en la parte superior. La solución aquí será extraer esta pieza, desmontarla, limpiarla y recolocarla para que el pistón funcione de nuevo.

2 Los radiadores no calientan pero la caldera sí funciona

Muchos radiadores funcionan con una caldera mixta. Aunque este es el modelo más habitual, también puede dar más problemas, pues el circuito comunicado depende uno del otro, y esto genera más posibilidades de error.

¿Por qué la caldera funciona pero el radiador no calienta?

Si la caldera sí que recibe energía, este problema de tener agua caliente pero no calefacción pasa por causas como la de la rotura de alguna esclusa o diafragma, o también el fallo de una válvula motorizada.

Posible solución a que el radiador no caliente cuando la caldera funciona

Lo primero será comprobar que la caldera muestre un código de error, ya que esto puede ayudar en gran medida a localizar el problema. Si no tenemos esa suerte, habrá que deducirlo por nosotros mismos. Por ello, lo primero será probar a reiniciar la caldera. Si esto no ayuda, se puede probar el modo verano de la caldera como solución temporal, si esta cuenta con uno.

Si el problema procede de una pieza, como la junta de la bomba de agua o una válvula de presión, tendremos que comprobar el estado de esta pieza. Podemos probar a limpiarlas y ajustarlas, pero están rotas la única opción será sustituirlas.

3 El radiador pierde agua

Esta es quizás una de las fallas más habituales en los radiadores, ya que, como cualquier otro aparato eléctrico, el radiador necesita ciertos cuidados y mantenimiento.

¿Por qué mi radiador gotea agua?

Puede ser que alguna de las tuercas del conductor por el que pasa el agua esté floja o que simplemente haya aparecido una grieta junto a la llave de entrada o por la parte de arriba debido al paso del tiempo, influyendo en la presión de aire que el radiador acumula en el interior.

Posible solución a la pérdida de agua de los radiadores

Arreglar el radiador en este caso será tan sencillo como coger una llave inglesa con la que apretar mejor las tuercas. Si el problema persiste, entonces se deberá a la pérdida de estanquidad de alguna junta de unión del radiador o a grietas, y podría arreglarse utilizando masilla o un sellador de grietas.

Si esto tampoco soluciona el problema puede ser problema del funcionamiento interno, y lo más recomendable sería contactar con un profesional.

4 Cómo hacer que el radiador caliente más

Una de las dos problemáticas más típicas con los calentadores es que o bien no caliente suficiente o que caliente en exceso.

Por norma general, los radiadores suelen contar con una válvula reguladora que permite modificar la temperatura. Lo más importante a la hora de comprar un radiador es asegurarnos de que ofrece la posibilidad de ajustar la temperatura y de que cuenta con un selector de potencia. Por ello es recomendable comparar bien distintos modelos y marcas en páginas webs especializadas como la de http://todocomparaciones.com/mejores-radiadores-electricos-de-aceite/, y así escoger un radiador cuya potencia se ajuste a las dimensiones de la estancia y permita caldearla sin problema.

Pero si ni con eso es suficiente y el frío sigue haciéndose notar, entonces habrá un fallo en el radiador que no depende de sus funcionalidades. La única opción posible es desatascar el embolo y sustituirlo por una llave termostática.

¿Por qué mi radiador calienta tan poco?

Los fallos más comunes que contribuyen a que un radiador deje de emitir el grado de temperatura deseado son que el radiador necesite eliminar el aire o que haya problemas de presión. Puede suceder que el radiador esté bloqueado o protegiéndote de una sobrecarga y que por eso no esté sacando todo el calor que se le pide.

Posible solución para que los radiadores calienten más

Para solucionar este problema de potencia, lo ideal es probar a purgar el radiador, como hemos comentado anteriormente, de modo que el radiador se autorregule y vuelva de nuevo a emitir la temperatura que debería. Otra opción es modular esta potencia a través del detentor; o la llave de agua reguladora del radiador. Bastará con girarla hacia la derecha y observar si se produce algún cambio.

Si esto tampoco ayuda, podemos probar a apagar otros radiadores para que se nivele de forma automática el circuito de la calefacción.

Si tras realizar todos estos pasos el radiador sigue calentando poco entonces será una avería más grave que deberá revisar un técnico de mantenimiento en detalle.

5 El radiador no calienta y está purgado

Como ya hemos mencionado, lo primero que se debe hacer cuando un radiador deja de calentar es purgarlo para que libere el aire y modere el flujo de agua; pero, en ocasiones, esta acción ya se ha efectuado repetidas veces y el radiador continúa dando problemas.

¿Por qué mi radiador no calienta si está purgado?

También puede pasar que el purgado no se haya realizado correctamente. Este debe realizarse con la llave de paso cerrada y con las herramientas necesarias. Para confirmar que el purgado es correcto hay que asegurarse de que sale agua constante, sin titubeos o gorgoteos. Este proceso debe realizarse, además, con cada radiador de la vivienda. Si solo has purgado el radiador problemático, ya sabes dónde puede estar el fallo.

Posible solución a que el radiador no caliente estando purgado

Si aun habiendo probado todo lo anterior el radiador continúa sin emitir calor, entonces puede tratarse de que el sistema hidráulico no está equilibrado. De esto se encarga el detentor, que puede identificarse fácilmente por su tapa de plástico o metal en la que oculta un tornillo Allen. Esta pieza reparte el flujo de agua entre todos los radiadores de un sistema de calefacción.

La solución, entonces, será la de ir cerrando estos detentores de los radiadores más calientes para desviar el caudal hacia los que sufran de menor temperatura.

Es importante que el detentor no esté totalmente cerrado.

6 Se ha estropeado el detentor del radiador

Por otro lado, puede suceder que precisamente el problema con el radiador pase precisamente por este detentor.

El detentor es una pieza de funcionamiento clave en todos los radiadores, y se puede localizar en la parte inferior, ya que es la pieza que conecta el radiador con la caldera.

Normalmente nos referimos a ella como la válvula reguladora de agua. Su función es la de controlar este cauce de agua y de funcionar para calibrar la presión hidráulica.

¿Por qué se ha estropeado el detentor del radiador?

En la mayoría de radiadores antiguos este detentor no existe, pero en las instalaciones nuevas es muy común encontrarlo. En ocasiones es el causante de la pérdida de agua del radiador, pues es una pieza que se deteriora bastante con el paso del tiempo.

Una de las dudas más comunes respecto a esta pieza es la de si es mejor dejar el detentor abierto o cerrado, y quizás este pueda ser el problema que crees tener.

Posible solución a una avería del detentor del radiador

Antes de considerar una avería en el detentor como tal, es importante saber que lo común es cerrar el detentor en los radiadores que más calienten; esto es, girarlo hacia la derecha. Por contra, deberá abrirse al máximo en los radiadores que no calienten. Si esto no soluciona el problema del detentor, entonces puede deberse a una avería.

Esta pieza deberá manipularse con el uso de herramientas; retirando el tapón y usando una llave Allen para girarlo hasta encontrar el punto que haga que funcione. Como último recurso, la solución es tan simple como cambiar la pieza.

7 Mi radiador calienta en exceso

El problema opuesto a que un radiador caliente poco es que caliente en exceso, y esto puede ocurrir también en algunas ocasiones. Aunque todos los radiadores están diseñados para autorregularse, algunas fallas bloquean este proceso.

¿Por qué el radiador se calienta en exceso?

Es posible que sea necesario purgar o regular la potencia de los radiadores de la misma manera que hay que hacer cuando la situación es la opuesta.

Posible solución a los radiadores que se calientan en exceso

Quizás la llave del radiador ha dejado de funcionar debidamente, así que lo que deberá hacerse es desmontar el cabezal termostático para comprobar que el vástago se mueva.

Estas operaciones de mantenimiento son simples y pueden realizarse en casa, pero si el problema persiste lo mejor será llamar a un técnico para que revise él mismo el estado general de la calefacción.

8 El radiador hace ruidos raros

Al ser un aparato eléctrico podemos escuchar de vez en cuando que el radiador emite chasquidos o sonidos extraños, pero esto es totalmente normal, pues es cuestión de que el metal del radiador se está expandiendo o contrayendo conforme se calienta o se enfría.

¿Por qué mi radiador hace ruidos?

Si has purgado el radiador hace poco esto explica que el radiador emita pitidos y otros ruidos, pues está volviendo a regular el aire en su interior. Si por contra no has purgado el radiador en un tiempo quizás es hora de hacerlo, ya que este proceso es clave para un buen mantenimiento del aparato y debe realizarse periódicamente para evitar otro tipo de averías mayores.

Posible solución a los sonidos en los radiadores

No hay que alarmarse por los ruidos, pero pueden ser molestos.

Para hacer que un radiador deje de emitir ruidos lo primero será pagarlo, ya que al dejar escapar el aire que contiene dentro el metal regulará la temperatura y el agua volverá a fluir con normalidad por sus circuitos.